Acupuntura

¿QUÉ ES LA ACUPUNTURA?

La acupuntura es una práctica de tratamiento que origina en la tradición holística de la  Medicina China.
Consiste en el empleo de agujas muy subtiles para estimular específicos puntos del cuerpo, relacionados con concretas funciones energéticas del organismo: la Medicina China describe detalladamente las varias funciones del organismo según los tipos de energías, las zonas y los puntos del cuerpo, sus variaciones según la interacción de la persona con el entorno, con las estaciones y las relaciones con los demás. Se trata de un patrón terapeutico que profundiza todos los aspectos del ser humano y permite relacionarlos en un plano racional (y espiritual!) basandose en una interpretación simbólica y lógica de la realidad.

acupuntura
(photo by Marnie Joyce https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que “la eficacia de la acupuntura ha sido demostrada tanto en numerosos ensayos clínicos como en experimentos de laboratorio. Por ello, el 90% de los servicios de tratamiento del dolor del Reino Unido y el 70% de Alemania incluyen la acupuntura entre los tratamientos que dispensan”.

Duración de un tratamiento:
45-60 min (valoración + tratamiento). Primera sesión suele ser más larga.

¿COMO FUNCIONA?

trajecto meridianos En Medicina China se describen específicas zonas del cuerpo, llamadas meridianos energéticos y puntos de acupuntura : tratando oportunamente estas zonas se puede comunicar con el cuerpo y reequilibrar todo el organismo.
Hay varias explicaciones de como puede funcionar la acupuntura de un punto de vista científico: la estimulación de algunos puntos concretos podría desencadenar respuestas neuro-inmuno-endocrinas en la misma parte tratada o a distancia en el cuerpo. Pero ésta es sólo la nuestra explicación “occidental” de lo que pasa en la acupuntura: la Medicina China se basa en un conjunto de teorias y métodos holísticos, energéticos y sobretodo simbólicos.

La Medicina China tiene su propia coherencia y dignidad independientemente de las explicaciones científicas: se trata de miles de años de estudio de la naturaleza, del hombre y de su salud, miles de años de aplicaciones prácticas y empíricas, así que para entender como y porqué funciona la medicina china se tiene que estudiarla y/o probarla.

¿PORQUÉ HACERLO?

La acupuntura trabaja con las energías del organismo y permite un reequilibrio que siempre es un proceso de “autocuración”.
El tratamiento está indicado para muchas alteraciones funcionales, como dolor de vario tipo, insomnio, trastornos digestivos, emotivos, de comportamiento. Una de las enseñanzas más importantes de la Medicina China es que nunca se trata la enfermedad o la salud, sino se trata a la persona. Por eso, cada tratamiento es personalizado, adaptado a la situación a través de una valoración energética profundizada.

Elegir tratamientos de acupuntura significa no tanto (y no sólo) buscar solución a uno o más de tus síntomas, sino conocer más de ti mismo:
..de los equilibrios de tu organismo
..del “por qué” podrian estar relacionados, por ejemplo, los temblores que tan a menudo afectan tus párpados y las piernas sin reposo que no te permiten descansar
..o por ejemplo la relación entre tu costumbre de “comerte las uñas”, los dolores de cabeza que te cojen desde atras hasta el vértice de la cabeza, y el quemazón de estómago que mejora cuando comes.

Habrían muchisimos ejemplos: para mencionar la cantidad de situaciones en las que puede ser útil la Medicina China, téngase en cuenta que la OMS, de un punto de vista científico, considera que la acupuntura puede ayudar en casos como éstos:

Dolor

Lumbago
Dolor de espalda
Hernia discal
Tortículis
Dolor de cuello
Dolor muscular
Tendinitis
Contracturas
Esguince
Dolor de rodilla
Ciática
Dolor de hombro
Atrosis
Artritis reumatoide
Fibromialgia
Dolor de cabeza

Psicológicos

Depresión
Ansiedad
Nerviosismo, estrés
Cefalea o dolor de cabeza
Insomnio
Síndrome Bipolar

Sistema endocrino

Menopausia y sus efectos  (sofocos, ansiedad, etc)
Problemas de la tiroides (hipotiroidismo, hipertiroidismo)
Anemia
Diabetes
Hipercolesterolemia

Ginecología

Dismenorrea (dolores menstruales: abdominal, cefalea, irritabilidad, etc)
Hinchazón de pechos
Reglas irregulares
Infertilidad
Menopausia
Embarazo (náuseas, amenaza de aborto)

Sistema Digestivo

Distensión abdominal
Malas digestiones
Falta de apetito
Úlceras
Náuseas y vómitos
Diarrea crónica
Estreñimiento
Colitis
Síndrome del colon irritable

Piel

Acné
Eczema o dermatitis
Psoriasis
Alergias cutáneas
Picor, descamación, piel seca

Otros

Envejecimiento: artrosis, osteoporosis, menopausia
Sistema respiratorio: asma, resfriados, sinusitis, alergias
Caída del cabello
Hipertensión arterial
Fatiga
Anemia
Estrés

Autores De Este Artículo :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *